El mantenimiento de los frenos de una motocicleta es similar al de un automóvil, simplemente más fácil.

Debido a que todo el vehículo es más pequeño, es posible que vos mismo podas purgar los frenos. Podes alcanzar la palancas de freno y el tornillo de purga al mismo tiempo. Ya no necesitarás que alguien pise el pedal mientras alguien más purga el aire.

Un punto a tener en cuenta es que los sistemas de freno delantero y trasero son completamente independientes, lo que significa que tiene dos cilindros maestros diferentes. Uno está sobre la manivela y el otro está al costado de la motocicleta, justo debajo del asiento. Mientras estés ahí, te aconsejamos revisar las pastillas de freno para ver si necesitan ser reemplazadas.

Solo recordá que las pastillas de freno de la motocicleta son mucho más delgadas que las de un automóvil, por lo que el hecho de que sea delgada no significa que deba reemplazarse todavía.

Los cilindros maestros son opacos, por lo que teóricamente deberías poder ver a través del costado y ver el nivel de su fluido. Pero en realidad, cuesta ver el nivel real a través del plástico, por lo que no te recomendamos que te confíes al 100% con esto. Simplemente desenroscá el depósito y dale un vistazo, teniendo cuidado de no dejar suciedad en el sistema. También puedes saber si tu líquido está bajo por la sensación. En la mayoría de las motos, no vas a encontrar frenos de potencia, así que lo que sientes es lo que tienes.

Te recomendamos siempre usar productos (líquido de frenos y pastillas) recomendados específicamente para tu modelo de moto según fábrica.

Categorías: Tips Mecánicos

0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver Arriba